Participación ciudadana, evaluación de políticas públicas y la UNSJ como enlace

En consonancia con la agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible, la iniciativa EvalParticipativa apunta a fortalecer el papel de la sociedad civil en la evaluación de las políticas y programas de las cuales la ciudadanía es parte. Nuestra Universidad Nacional de San juan y el Instituto Alemán de Evaluación de la Cooperación al Desarrollo (DEVAL) han suscripto un nuevo acuerdo para desarrollar la segunda fase de este proyecto de alcance latinoamericano. Acá compartimos algunos de los logros y desafíos futuros.

El año 2021 comenzó con la renovación del proyecto de Evaluación Participativa entre la Universidad Nacional de San Juan y el Instituto Alemán de Evaluación de la Cooperación al Desarrollo (DEval). Es una buena noticia para la intensificación democrática en la sociedad, puesto que ese tipo de evaluación crece a nivel mundial porque la ciudadanía, más que operar como un órgano contralor de políticas públicas, da cuenta de cómo vive esas acciones destinadas a ella.

Desde el PETAS estamos desarrollando desde 2019 esta iniciativa, constituyendo una comunidad de práctica y aprendizaje de América Latina y el Caribe en torno a evaluación participativa. El PETAS ha sido reconocido como el principal centro académico de la región que desarrolla un programa de investigación y capacitación especializado en enfoques colaborativos y de evaluación participativa. Para la concreción de este ambicioso proyecto ha sido determinante el apoyo técnico del DEval y el financiamiento del Ministerio Federal de Cooperación Económica y Desarrollo de Alemania, además del aporte propio de la UNSJ y el CONICET. La iniciativa se ha cristalizado en articulación con el proyecto Focelac para el fomento de capacidades y articulación de actores de la evaluación en América Latina, y otras organizaciones como TECHO, la Fundación para la Superación de la Pobreza y su programa Servicio País de Chile, el Centro de Apoyo al Desarrollo Local (CEADEL) y la Red de Seguimiento, Evaluación y Sistematización de Latinoamérica y el Caribe (ReLAC).

EvalParticipativa nació en 2019, cuando el PETAS ganó una convocatoria internacional de proyectos impulsada para la región por el DEval. Así se creó la Primera Comunidad de Práctica y Aprendizaje de América Latina y el Caribe en torno a evaluación participativa. La pandemia de 2020 trajo aparejada una crisis sanitaria que tiene y tendrá consecuencias económicas y sociales todavía difíciles de estimar. Pero el virus hizo recuperar la esencia del sentido de comunidad y 2020 fue el año en el que la comunidad EvalParticipativa se consolidó, superando incluso las expectativas más optimistas. A inicios de 2021, concluida ya la primera etapa del proyecto, y con el espíritu de dar continuidad y profundizar los alcances de esta iniciativa, la UNSJ y el DEval suscribieron un nuevo acuerdo para desarrollar su segunda fase (2021-2022). En esta entrevista realizada por el programa CONEXIONES del canal Xama de la UNSJ, contamos sobre los logros y desafíos futuros.

Actividades para 2021-2022

Una de las principales actividades para la nueva etapa del proyecto es la gestión y consolidación de la Comunidad de práctica y aprendizaje. La plataforma web de EvalParticipativa ha sido el núcleo y lugar de encuentro de esta comunidad evaluadora. Sólo durante en el primer semestre del 2021, la página tuvo 180 mil ingresos de más de 125 países. Trabajaremos en el mantenimiento y actualización de sus distintas secciones, agregando notas temáticas, manuales y herramientas, así como identificar y documentar nuevas experiencias de Evaluación Participativa de calidad de la región, destacando aprendizajes significativos sobre la temática. Rescataremos algunos de los valiosos artículos y experiencias documentadas en la plataforma EvalParticipativa para publicar con ellos un Dossier o cuaderno virtual. También, articulando la investigación con la extensión, acabamos de lanzar el Premio EvalParticipativa a la Producción Científica en evaluaciones con participación social, abierto a la presentación trabajos de investigación, ensayos y tesinas sobre este enfoque de evaluación.

Otra de las actividades centrales en esta segunda fase busca facilitar la institucionalización de la evaluación participativa en la región. A fin de aportar a este objetivo, el proyecto está brindando charlas de difusión sobre la realidad de la evaluación participativa en jornadas, posgrados y eventos. Como estrategia para socializar los aprendizajes, la iniciativa generó un material audiovisual que refuerza los contenidos del manual Siembra y Cosecha, el cual estará basado en experiencias de evaluación participativa de la región.

Como correlato directo de la publicación reciente del manual, centraremos buena parte de las actividades en la difusión del mismo, a través de diversas acciones de capacitación y transferencia. Hoy tenemos un amplio abanico de demandas de capacitación, tanto del sector público como de organismos de la sociedad civil y las ONGs de desarrollo. En los primeros meses del año ya se ha desarrollado el curso en Uruguay, en convenio con la Universidad Tecnológica del Uruguay (UTEC) y en Costa Rica en acuerdo con la Universidad de Costa Rica.

Ya se han pedido capacitaciones especiales para realizar con la Universidad CES de Medellín y la Universidad Nacional de Colombia, siempre articulando con las organizaciones para y con las cuales estas unidades académicas trabajan. También hay compromisos para realizar dos ediciones del curso con la Universidad Pontificia Católica del Ecuador (PUCE) y la Universidad del Medio Ambiente de México. Estas instancias de capacitación reciben participantes de todos los países de la región, quienes cuentan una suerte de ‘beca’ de matriculación para garantizar su involucramiento durante todo el curso, el cual es enteramente financiado por el proyecto.

Así, la estrategia de capacitación llega a diferentes organizaciones no gubernamentales de desarrollo, instituciones académicas, organizaciones populares, etc. El curso, además, permite formar a agentes multiplicadores, quienes reciben una Guía Didáctica para facilitar cursos de evaluación participativa con sus propias organizaciones. De esta forma el proyecto construye la sostenibilidad de la propuesta metodológica y herramientas diseñadas en nuestra UNSJ, las que son externalizadas a través de quienes participaron de los cursos de EvalParticipativa.

Este proyecto ha resultado altamente demandante para nuestro equipo, pero a la vez apasionante. Para quienes apostamos por una universidad involucrada con el medio y de utilidad pública, este proyecto ha resultado una gran oportunidad. Y es que en el actual contexto no resulta fácil disponer de recursos como los que aporta el Ministerio Federal de Cooperación Económica y Desarrollo de Alemania, y un apoyo técnico como el del DEval, para llegar con materiales de calidad a diferentes rincones de nuestra América Latina.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .