Una nueva doctora en el PETAS

El pasado jueves 12 de marzo, en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNCuyo -Mendoza, Argentina-, la Mgter Tatiana Marisel Pizarro defendió su tesis doctoral titulada: No es el techo de cristal, es el piso que es de tierra”. Representaciones sociodiscursivas de las mujeres sanjuaninas como trabajadoras a partir del Plan de Inclusión Previsional.

El presente es un estudio que analiza las representaciones sociodiscursivas de las sanjuaninas en edad de retiro y de los/as senadores/as que sancionaron las leyes correspondientes al PIP y PUAM, en relación con las diversas valoraciones del trabajo doméstico y reproductivo no remunerado del ama de casa a partir del Plan de Inclusión Previsional.

Se trabajó sobre las historias de vida construidas a partir de los discursos de tres mujeres que representan a distintos sectores en relación a su inserción al sistema previsional: una beneficiaria del Plan de Inclusión Previsional con aportes jubilatorios incompletos, una jubilada que accedió al SIPA por haberse desempeñado en el mercado formal del trabajo y una mujer que se encuentra en el limbo previsional -una situación indefinida por la creación de la Pensión Universal para el Adulto Mayor y la incertidumbre respecto a la prórroga de las moratorias previsionales correspondientes al PIP-.

A su vez, también se indagó en el modo en que fue representado sociodiscursivamente a nivel parlamentario y legal el trabajo doméstico y reproductivo no remunerado a partir del otorgamiento de la condición de jubilada a las amas de casa mediante el Plan de Inclusión Previsional. Por lo que, se analizaron las construcciones discursivas emitidas al respecto en la Ley 25.994 (2004) –Plan de Inclusión Previsional-, Ley 26.970 (2014) -2da etapa del Plan de Inclusión Previsional- y Ley 27.260 (2016) –Pensión Universal para el Adulto Mayor-.

La tesis doctoral fue calificada como Sobresaliente. Cabe mencionar que la investigación se hizo en el marco de la beca interna doctoral otorgada por Conicet y fue dirigida por la Dra. Corina Rodríguez Enríquez y co-dirigida por el Dr. Pablo Rodríguez Bilella.

Aplaudimos y felicitamos a Tatiana por este merecido logro y deseamos éxito en sus próximos pasos como investigadora posdoctoral de Conicet, con asiento en el PETAS, Instituto de Investigaciones Socioeconómicas de la UNSJ.

Entre escrituras punk y tomate triturado. Crónica de un ‘ensayo’ tierra adentro

Por Lidia Furlani y Natalia Silva

Los temores respecto a la escritura suelen acrecentarse mientras más nos acercamos a la rigurosidad científica. Las formaciones de posgrado nos hacen escribir tesis o artículos con una alta vigilancia sobre los términos académicos establecidos, las normas de citación, la bibliografía actualizada que fundamenta nuestros postulados, la discusión y las posturas críticas. Muchas veces, todo esto no hace más que coartar nuestros tímidos intentos de construir con las palabras escritas nuestras ideas.

En ese contexto, nos animó a escribir este ensayo la posibilidad de hablar con algo de soltura de las mujeres rurales, usar la palabra de otros modos, sacándole el temor de la cientificidad, pero jugando ahí cerca.

Se trata del concurso anual del Instituto para el Desarrollo Rural de Sudamérica (IPDRS) que propuso para la realización de ensayos la temática “Mujeres Rurales: Innovando estrategias, transformando realidades”.

La propuesta buscaba experiencias de autogestión de las mujeres en el área rural, por lo que la convocatoria era pertinente para nuestros temas de trabajo. Pero, más importante, por las experiencias de vida que atravesamos: somos mujeres rurales que investigamos y escribimos.

Con esta última premisa, nos abrazamos a la certeza de que algo queríamos contar. El cuestionamiento que surgió entonces fue desde dónde pretendíamos hablar y para qué queríamos hacerlo. Nos movía pensar en ser fieles a lo que pasaba a nuestro alrededor. Describir ese movimiento que es tan rutinario que casi no parece movimiento. Lo que pasa cuando “no pasa nada”.

El trabajo cuenta tres historias. La de la Difunta Correa, un personaje mitológico sanjuanino a quien se le rinde tributo en todo el país; la de doña Silvia, una vecina de nuestro pueblo y la  de un grupo de mujeres feriantes. Para escribirlo lo primero fue pedirles permiso a las mujeres sobre las que hablaríamos. Con cena de fin de año de por medio, las del grupo de feriantes nos dieron el sí para contar su historia, obviamente pidiéndonos pagar un asado en el caso de resultar ganador del concurso el ensayo que escribiríamos. A doña Silvia le comentamos del artículo mientras lavabamos botellas para hacer tomates triturado. Todavía no sabemos si en ese momento entendió del todo a qué nos referíamos. Por último, cuando el ensayo estaba saliendo del horno, hicimos lo que la gente del pueblo nos ha enseñado desde niñas: ir a pedir protección y favor a la Difunta Correa en su santuario. Le pedimos que bendiga el texto y también permiso para hablar de ella en el trabajo. De paso, por supuesto, le pedimos que nos ayude a ganar algún puesto, “con el tercer lugar estamos satisfechas” le dijimos. A cambio, dos paquetes de velas nos servirían de paga. La promesa estaba hecha.

Volviendo al proceso de escritura, frente a las preguntas iniciales tomamos posición. Escribíamos por el placer de contar (casi) en primera persona de los pueblos que habitamos y cómo lo hacíamos. ¿Por qué? Porque creemos que son historias que merecen ser contadas. Porque no nos interesaba la posible refutación teórica respecto de nuestra experiencia de vida, y pensábamos basar nuestro texto en relación a esto. Así dimos lugar al trabajo que concluyó en llamarse Las potencias donde “no pasa nada”. Relatos de la vida cotidiana de las mujeres de la ladera del cerro Pie de Palo, San Juan – Argentina. Un montaje donde jugamos con imágenes, creencias, prácticas, territorios, historias orales y, principalmente, personas.

Al mejor estilo punk afinamos nuestros instrumentos y nos lanzamos a la interpretación del ruido más melodioso que cuatro manos podían ejecutar. Como quien toca las únicas cuatro notas que conoce, sin que nos importara mucho lo que salía y más bien disfrutando del proceso creativo. Los primeros días de febrero recibimos la grata noticia de que ganamos el primer premio. La alegría no tenía fin!

El proceso que describimos en el artículo tiene que ver con la combinación de nuestras acciones individuales que confluyen en una acción colectiva. Actualmente somos nosotras agricultoras familiares de medio tiempo. La mitad del día hacemos trabajos rentados para un patrón, que es el Estado. Con la vuelta a nuestras casas maternas y el re-encuentro con nuestras vecinas, estamos pensando cómo vivir suficientemente bien la cotidianeidad de nuestras vidas. Esto a partir del trabajo de la tierra, con el agua disponible y las tecnologías posibles. Articulamos con organizaciones gubernamentales, charlamos con nuestrxs vecinxs amigxs y juntxs pensamos estrategias propias para hacernos de las cosas que vamos necesitado en este devenir agricultorxs 2020. Latimos el anhelo de dedicarnos a ser dueñxs de nuestro tiempo, abastecer a nuestra comunidad y sobre todo, disfrutar de la condición de vivir la ruralidad.

Hoy nos hallamos en la etapa de conformación de un grupo organizado de trabajadorxs agrícolas. Es un período de reconocer la propia episteme con la tierra y de imaginarnos horizontes posibles, donde las mujeres tengan más espacios de participación. En ese sentido, el dinero ganado en el premio lo destinamos a acondicionar una sala de elaboración de conservas para que sea habilitada por los organismos de salud pública. Pretendemos que sea de acceso comunitario, que permita procesar la fruta de los patios, las verduras de las huertas y creemos que eso permitirá la creación de una marca colectiva que nos represente.

La expectativa, pero más precisamente el deseo, es darle potencia a la construcción de lo común, lo compartido, (re)apropiarnos de la tierra, del escribir desde lo cotidiano, tomar la multiplicidad que hay en el saber-hacer. Mientras tanto, vivirnos comunitariamente escribiendo sobre nosotrxs y materializando la elaboración de alimentos para nuestra comunidad. El mayor desafío es accionar y sostenernos en la organización horizontal y plural. Ensayar con esta banda de amigxs para interpretar de manera más armónica y fuerte la música de nuestra realidad cotidiana.

Mientras tanto, en este ensayo fuimos habitando la voz y la palabra en el borde difuso, contradictorio y placentero de sabernos mujeres, campesinas, investigadoras, agricultoras organizadas, y seguramente algo indígenas.

Compartiremos el ensayo en cuanto esté publicado por el Instituto para el Desarrollo Rural de Sudamérica (IPDRS)

 

Una nueva doctora en el PETAS

El pasado 21 de noviembre, nuestra colega del PETAS, Valeria Ros Segura, defendió en la ciudad de Córdoba (Argentina) su trabajo final de tesis doctoral.  La misma lleva por título “Ser Huarpe en el siglo XXI. Territorio, conflicto e intervenciones de desarrollo (2000 -2017)”, y fue presentada en el marco del Doctorado en Estudios Sociales Agrarios, del Centro de Estudios Avanzados dependiente de la Facultad de Ciencias Sociales y Facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad Nacional de Córdoba.

El estudio de Valeria refiere a los procesos de etnogénesis Huarpe, específicamente en comunidades de la zona del Encón (provincia de San Juan).  El concepto de etnogenesis se define como el  establecimiento de la distintividad grupal a través de un proceso de transformaciones étnicas durante largos períodos de tiempo, acentuando con ello el hecho clave que las identidades no son estáticas ni cerradas en sí mismas. Es así que la tesis tuvo como objetivo general analizar las implicancias que comprende el proceso de etnogénesis Huarpe en la construcción de su territorialidad y en vinculación con las intervenciones estatales en programas y proyectos públicos dirigidos a los pueblos originarios en el departamento 25 de Mayo (San Juan, Argentina) en el período comprendido entre los años 2000 a 2017.

Seguir leyendo

Cuando las Nadies se jubilaban ‘sin’ trabajar

Hace casi 70 años, Evita hablaba de las Nadies, los lugares que ocupaban, los silencios, las renuncias. Decía que “en las puertas del hogar termina la Nación entera y comienzan otras leyes y otros derechos (…). La madre de familia está al margen de todas las previsiones. Es el único trabajador del mundo que no conoce de salario, ni garantía de respeto, ni límites de jornadas, ni domingo, ni vacaciones”.

Es que las Nadies tienen el poder del Rey Midas, en vez de convertir lo que tocan en oro, todo lo que tocan lo transforman en amor. Las Nadies trabajan las 24 horas durante los 7 días de la semana, producto del amor. Las Nadies realizan una doble jornada laboral, producto del amor. Las Nadies aceptan trabajos precarizados para conciliar con las tareas del hogar, producto del amor. Lo cierto es que cada labor que realizan es cubierta por una especie de manto de invisibilidad que transforma todo en rasgo distintivo del amor de madre. Muchos/as consideran que esta tarea interna del hogar no es un trabajo, sino que forma parte de una especie de contrato social en el que se romantiza la renuncia de sí misma, en el nombre del amor.

Seguir leyendo

Navidad a lo pobre !

Recién comenzamos diciembre, pero desde hace algunos días los centros comerciales de mi ciudad se encuentran adornados con motivos navideños. Voy llegando a la oficina del PETAS en la Universidad Nacional de San Juan, que por dicha todavía es pública y gratuita a pesar de la agenda de prioridades del actual gobierno. Mientras acomodo mi bici en un rincón, escucho en la radio los “consejos de Navidad para épocas de crisis”. Te anuncian que la temporada navideña ha comenzado y hay que planificar cómo administrar los gastos para los regalos y las fiestas.

Es el cuento de todos los años. Es el ritual de nuestra sociedad, un tanto despistada y otro tanto hipócrita, que nos dice que ya es época de festejos. Adornamos las calles, las tiendas se colorean y la fiebre de compras se desata. Con cierto tono culposo, hasta el más humilde parece festejar la obsesión por las cosas antes que algo de espiritualidad. El cóctel consumista tiene hasta un gingle publicitario dirigido a aquellos de ‘escasos recursos’.

Seguir leyendo

“¡Extra! ¡Extra! Amas de casa se jubilan sin trabajar”

Así se titula la tesis final para optar al grado de magister en Políticas Sociales que hace unos momentos defendió Tatiana Marisel Pizarro, becaria del CONICET e integrante del PETAS.

La tesis, dirigida por la Dra Corina Rodríguez Enríquez y la Lienciada Ana Celina Puebla, analiza los discursos sobre las “jubilaciones de ama de casa” que circularon en los medios gráficos nacionales durante 2004-2007. El trabajo, calificado por el tribunal evaluador como sobresaliente, aborda una temática prácticamente inexplorada en el campo de las políticas sociales, como es el análisis del discurso mediático en la prensa gráfica en relación con la figura del ama de casa en el Sistema Previsional de Argentina. Su desarrollo permite comprender cómo los distintos medios gráficos construyeron y difundieron discursos y representaciones sociales colectivas de las amas de casa incluidas bajo la figura de no aportantes en función a su línea editorial.

Seguir leyendo

Lanzamiento y presentación internacional del libro Dejar Huella

En el marco de el Encuentro de la Plataforma Regional del Programa de Fortalecimiento de Capacidades en Evaluación para América Latina (FOCEVAL), realizado en Costa Rica entre el 14 y 17 de noviembre, se presentó el Libro Dejar Huella. Historias de evaluaciones que marcaron la diferencia, editado por Pablo Rodriguez Bilella y Esteban Tapella, directores del PETAS.

Seguir leyendo